Vía aérea     Acceso vascular     Tratamiento farmacológico de urgencia     Desfibrilación y cardioversión     Evaluación y tratamiento tras la parada  

 

Desfibrilación y cardioversión

La desfibrilación no se utiliza apenas, ya que la fibrilación ventricular subyacente es rara y debe documentarse antes de aplicar la corriente. Cuando se utiliza, debe elegirse una almohadilla del tamaño adecuado: los recién nacidos y lactantes (0 a 12 meses) necesitan almohadillas pediátricas; los preescolares, niños mayores y adolescentes, almohadillas de adulto. La dosis de energía debe ser la correcta. Sin embargo, muchos desfibriladores utilizados para la RCP pediátrica están normalizados, con grandes incrementos de la carga de energía, por lo que es imposible hacer los ajustes adecuados al peso corporal. Por tanto, en estos instrumentos debe examinarse el número y abanico de corrientes aplicables, haciendo las correcciones precisas.

La cardioversión, que se emplea en el tratamiento de los ritmos supraventriculares y ventriculares rápidos sintomáticos, es muy difícil en recién nacidos y niños pequeños, ya que la dosis de energía suele ser de 1/2 a 1/10 de la dosis habitual del adulto (v. tabla 263-12 ). Probablemente, lo mejor es comenzar con la menor de las dosis recomendadas e ir aumentándola poco a poco hasta obtener el efecto deseado.

(c) Manual MERCK. Manual para médicos y estudiantes.